Nuevas generaciones de agricultores

Vivir de la agricultura nunca ha sido fácil, menos en estas últimas décadas, en las que gracias al subsidio de los combustibles fósiles, el precio de los alimentos ha bajado considerablemente. Por esta razón el retorno que los agricultores pequeños reciben por su trabajo también es menor.

Por otro lado, debido al uso de combustibles fósiles, una menor cantidad de mano de obra es necesaria para cultivar vegetales y criar animales. Esto por supuesto tiene un costo para todos nosotros debido a la contaminación atmosférica que el uso de este tipo de combustibles genera. Recordemos que la agricultura industrial es totalmente dependiente del petróleo, desde el crecimiento de los vegetales y animales, pasando por su procesamiento y traslado hasta el punto de venta.

En el New York Times fue publicado un artículo de un pequeño granjero en Estados Unidos titulado Don’t Let Your Children Grow Up to Be Farmers (No dejes que tus hijos crezcan para ser granjeros), sin duda un título que causa impresión. Los motivos que da el autor son principalmente monetarios, expresando que no hay dinero para quienes trabajan con el modelo de negocios de la pequeña agricultura, debiendo buscar segundos y hasta terceros trabajos para poder subsistir. Además nombra como un tanto injusta a la competencia existente entre pequeños granjeros, agricultores de pasatiempo y aquellos pertenecientes a organizaciones sin fines de lucro; todos quienes deben competir en el mismo mercado.

Como respuesta el Huffington Post publicó un artículo titulado Let Your Children Grow Up to Be Farmers (Deja que tus hijos crezcan para ser granjeros) que menciona los puntos a favor de una vida más sana, especialmente la habilidad de crecer y criar tu propia comida. La autora del artículo admite que la agricultura en pequeña escala no es para hacerse millonario, pero si es posible vivir bien y más simple buscando nichos en los que satisfacer una demanda. Por otro lado, se menciona que el mercado de la alimentación es susceptible a cambios abruptos de precio del petróleo, desastres naturales y políticos. En este sentido, quienes tengan la habilidad de alimentarse a sí mismos y a quienes los rodean están mejor equipados para el futuro. Por encima de todo, la autora declara que vivir y trabajar en una granja es simplemente lo que la hace feliz.

Hoy en día los pequeños agricultores se encuentran amenazada su forma de vida por leyes internacionales y nacionales que hacen más difícil su trabajo. Este es el caso por ejemplo de las Leyes de GMOs o ‘Monsanto’, cuya finalidad es la privatización de la semilla con el fin de promover el uso y consumo de semillas modificadas genéticamente y los químicos necesarios para cultivarlas. Los principales proponentes de este tipo de legislación a nivel mundial son las grandes corporaciones dueñas tanto de las semillas como de los químicos que se requieren para su cultivo.

Los pequeños agricultores se han agrupado en diversas asociaciones como la Vía Campesina, cuyo objetivo es defender los derechos de campesinos y pequeños agricultores y finalmente también alimentar al mundo de una forma más saludable y menos contaminante.

Existen diversas alternativas para ganar dinero siendo un pequeño agricultor. Una de ellas es la propuesta por el modelo que manejan diversas asociaciones, que consiste en comprar productos a varios pequeños agricultores orgánicos a un precio justo para luego venderlo a residentes urbanos y restaurants, quienes están dispuestos a pagar un poco más por un producto cultivado de manera justa.

Como vemos, la clave está en formar comunidades, en lograr enlazar/comunicar productores y consumidores de forma más directa, sin necesidad de pagar por intermediarios. Y con la posibilidad de crear relaciones y lazos entre habitantes urbanos y granjeros.

Fotografía gentileza Jeckafou

2 Comments

  1. Pingback: My vegetarian father told me to eat meat - bcmty.org

  2. Thomas King

    No puedo creer que en los ee. Uu un pais que es enorme en tamanyo que no existen alternativos y otras opciones para los consumidores de productos agricolas. Y estoy cierto que hay granjas que producen comida de increible cualidad y diversidad sin ser esclavo de las semillas de diablos como Monsato. El problema en America como yo se es el caso en NZ es ‘supermercados’, conveniencia y el/la cliente y la economia. Las gordas empresas tienen el poder con el supermercado, loa medios de comunicacion y hasta con el estado. Utilizan su ‘brand’ para crear una identidad mitica con el pais y su publico y si no se compra esta “label” de mantequilla, leche etc se va a destruir la economia de la patria. Afortunadamente, nz no tiene un Monster-stato en su tierra pero hay unas granjas pequenyas que crean mermeladas, pates y productos mas sabrosos que los “Big Fish”. Naturalmente, son caros y una gente se falta el tiempo y sin duda el “copper” para tomar las opciones mas eticas. Y las largas ciudades es dificil obtener estas cosas mas ‘Green’ porque las mega corps dominan las estancias en las tiendas. Por supuesto hay el internet pero en mi opinion solamente una minoridad de (middle class) personas perseguirian este sendero. Se puede evitar leyendo libros, the net etcet, hasta tratar de escapar los mensajes y lia anuncios del radio y de la tv pero las imagenes de los Giants siempre descubren una manera para conquistar la mente y la imaginacion. Enunas regiones, estes supersized negocios ofrecen trabajos y empleo para la comunidad y sin su existencia estoy cierto estes pueblos y sus otros tiendas y servicios moririan. Unas empresas como nuestra ‘Anchor’ (brand_ una impresa con una historia sagrada para nuestros Kiwis) hasta dan gratis leche (que en realidad pagamos cuando entramos en los supermercados al fin) a los estudiantes en las escuellas. Ok el sistema no es perfecta y unas personas no le gusta pagar para el leche de otros pero para unas familias pobres es una ayuda fenomenalmente importante. Creo tambien que seria practicamente imposible operar unas operaciones sin el uso de petroleo tristemente pero la filosofia si se logra es magnanima y un triunfo por todo. Pero estoy completamente a tu lado con la idea de comprar de granjas pequenyas. El sabor sobre todo es vale la esfuerza y amo la cutura de mercados. Es un lugar de buena comunicacion, alegria y personas intelligentes compartiendo recetas, cuentos y ideas. Mucho mas facil que andar al supermercado sin saber la historia de tu comida.Y los granjeros que conozco en los mercados cada mes parecen tener corazones contentas y aman sus carreras sin la necedidad de gasolina o otros productos inorganicos. Son inspiradores!

    Reply

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *