Agricultura Familiar y la lucha contra el hambre y la pobreza

El 2014 se celebró el año Internacional de la Agricultura Familiar, decretado así por la FAO con el objetivo de aumentar la visibilidad de este tipo de agricultura que juega un papel primordial en la lucha por la erradicación del hambre y la pobreza.

La agricultura familiar no solo es la principal fuente de ingresos y trabajo en el mundo, es la columna en la que se apoyan millones de familias para sobrevivir. Este tipo de actividad puede proveer una alimentación saludable y al mismo tiempo proteger al medio ambiente.

Si bien no existe una definición formal de lo que comprende la agricultura familiar, también conocida como pequeña agricultura, sus principales características son que la familia es propietaria de la tierra que cultiva mediante mano de obra no asalariada que es realizada por los miembros de la familia.

De acuerdo a datos publicados por la FAO, existen 570 millones de granjas en el mundo, de las cuales 500 millones corresponden a agricultura familiar. Ha sido calculado además que la pequeña agricultura proporciona alrededor del 70% de los alimentos producidos en el mundo. En cuanto al tamaño del terreno cultivado, de acuerdo al informe el 84% de las actividades agrícolas son menores a 2 hectáreas y representan el 12% del total de las tierras cultivadas en el mundo.

En vista de las acciones de multinacionales en pos de anexar nuevos terrenos a sus propiedades a costa de pequeños granjeros, especialmente en África y Asia, varias organizaciones agropecuarias demandan que la agricultura familiar sea reconocida como la base del desarrollo rural sustentable y considerada como parte integral del desarrollo armónico y global de toda nación y pueblo, preservando el medio ambiente y los recursos naturales.

Medidas concretas pedidas por las organizaciones comprenden:

  • Que cada nación tenga derecho a desarrollar su sistema productivo de alimentos basados en la seguridad alimentaria en vías de alcanzar la soberanía alimentaria.
  • Todo gobierno debe asumir con urgencia y prioridad la implementación de las Guías de Gobernabilidad Responsable de la tierra, bosques y mar.
  • Con el fin de promover la agricultura familiar, las naciones deben proceder de manera transparente y asignar recursos financieros.
  • Igualdad de derechos entre hombres y mujeres.
  • Políticas que promuevan la inserción de jóvenes a la agricultura.

Todo esto sucede en un mundo sumido en la desigualdad. De acuerdo a cálculos de la FAO, en el mundo se desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos cada año, mientras que más de 800 millones de personas sufren de desnutrición crónica o hambre.

En promedio en el mundo se producen alimentos suficientes para que cada persona consuma 2.800 calorías diarias. Pero mientras algunos desperdician los alimentos, otros sufren de hambre.

El problema de la alimentación como vemos, no depende de la producción, sino del acceso a los alimentos. Es desde esta perspectiva que queda aún más clara la importancia de la agricultura familiar. Gracias a la cual millones de familias tienen acceso a su alimentación diaria y potencialmente a una fuente de ingresos.

2 Comments

  1. Pingback: Jornada Urbano-Campesina de Intercambio de Semillas y Saberes - bcmty.org

  2. Pingback: La disputa en Muskegon, MI por la agricultura urbana - bcmty.org

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *