El Canal Chino de Nicaragua

El gobierno de Nicaragua junto a capitales chinos están a punto de comenzar la construcción de un ambicioso proyecto: el canal de Nicaragua; que servirá como alternativa al congestionado Canal de Panamá.

La construcción de este Canal podría entregar al empobrecido país centroamericano una importante fuente de ingresos, ¿pero a qué costo?

La construcción del Canal involucra una inversión mayor a US$50 billones, tendrá un largo de 278 kilómetros y será más profundo que el canal de Panamá. El proyecto fue aprobado en Julio y la construcción debiera comenzar este 22 de Diciembre.

El Canal atravesará el Lago Nicaragua, el más grande de centro américa, e involucra el desplazamiento de varias comunidades indígenas como las Rama y la Kriol de sus territorios ancestrales protegidos, de hecho, la ruta actual del canal corta el territorio de estas tribus en dos. Los pueblos indígenas no han sido consultados durante ninguna de las etapas de planificación del proyecto.

La firma china asociada en este proyecto es la Hong Kong Nicaragua Canal Development Investment Co. (HKND). Una de las críticas más fuertes en torno a este proyecto es la secesión de grandes extensiones de terreno nicaragüense a la firma extranjera.

HKND ha sido autorizada para expropiar tierras donde quiera, mientras que los propietarios desplazados tendrán derecho a ser compensados por la valuación taxativa de sus propiedades, que normalmente solo equivale a una fracción del valor real de estas, y sin tener derecho a apelar.

El contrato incluye una concesión por 100 años, durante los cuales HKND tendrá facultades para manejar el canal y varios sub-proyectos asociados, entre los que se incluye 2 puertos, una zona de comercio libre de impuestos, un aeropuerto, fábricas de cemento y explosivos, una planta hidroeléctrica y varios hoteles de lujo. En caso de que existan protestas o que el proyecto deba ser postergado por causas legales, la compañía será indemnizada por el gobierno nicaragüense, pero en caso de que el proyecto sea abandonado, el gobierno no recibirá compensación alguna por parte de la empresa.

Se ha dicho incluso que la constitución nicaragüense debió ser enmendada para permitir que HKND esté libre de impuestos y pueda operar fuera del sistema legal del país.

La construcción del Canal provocará el desplazamiento de 100,000 habitantes junto a ganado a lugares que aún no han sido identificados.

Además de los daños sociales ocasionados a quienes deban desplazarse de sus tierras y a quienes vean su estilo de vida totalmente transformado; el proyecto tiene asociados serios daños ambientales. Su trazado pasa por el hábitat de 22 especies de animales en peligro de extinción, además de ser limítrofe a la reserva de la biosfera de la UNESCO, la Isla Omotepe que contiene 2 volcanes activos, el Maderas y el Concepción.

El Lago Nicaragua deberá ser dinamitado para construir un paso que permita el traslado de barcos de mayor tamaño. Una vez que el canal esté construido, existen serios riesgos de que el lago sea contaminado por agua salada, y ni que decir que ocurrirá en caso de un derrame de petróleo.

Finalmente, ¿Quién gana con este proyecto?

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *