Australia prohíbe los grandes pesqueros de arrastre

Una de las buenas noticias de fin de año es la prohibición del gobierno australiano a los grandes pesqueros de arrastre. Según fue informado en vísperas de Navidad, el gobierno de Tony Abbott cerró las aguas australianas a los buques factoría de más de 130 metros de largo.

Críticos a la propuesta del gobierno han señalado que la prohibición no relaciona la capacidad de procesamiento de los barcos, medida tan crítica como su tamaño.

Los super trawlers han provocado el colapso de muchos ecosistemas marinos. Estos gigantes del mar tragan todo lo que encuentran a su paso, literalmente dejando vacío el mar. Cardúmenes enteros, focas, leones y delfines son capturados por estos cargueros. Su capacidad es difícil de imaginar, los barcos más grandes, de 144 metros de largo, son capaces de procesar 250 toneladas de peces diariamente. ¿Qué tanta es la diferencia con un barco de tan solo 14 metros menos? La verdad es que no mucha.

Si bien la medida del gobierno australiano es un paso en la dirección correcta, la medida podría haber sido más estricta, de forma tal de proteger realmente tanto a los ecosistemas como a la industria pesquera local.

La industria global pesquera, posee flotas con una capacidad 2 a 3 veces mayor que lo que los ecosistemas marinos pueden sostener. Esto ha provocado que alrededor de 30% de las reservas de peces hayan sido agotadas y más de 50% están siendo explotadas a su mayor capacidad.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *