7 pasos para una competencia y crecimiento resiliente

Blue Button in the sand.

Los pequeños detalles son vitales. Las cosas pequeñas hacen que las cosas grandes sean posibles.
John Wooden

Cuando estás bajo presión, la fortaleza mental es vital. Cada instante en que titubeas o bajas tus defensas es un momento con gran potencial para saltar al siguiente nivel. ¿Por qué? Porque deberás enfrentar al pequeño demonio en ti. No se trata de egos, ni de una brutal admiración hacia tus capacidades. Es enfrentarte al mundo, a los prejuicios y dificultades que el resto ha puesto en ti para frenarte, tus miedos. En esos momentos en que el cuerpo pesa, la cabeza se nubla y tus piernas parecen ser pesadas como una tonelada, la fortaleza mental es fundamental, creer en ti, en tus capacidades y en las metas que te has fijado es determinante. Tus metas están ahí para fortalecerte, no para hacerte miserable.

Si eres un competidor deportivo, estás desarrollando tu startup o generando nuevas ideas día a día en busca de conseguir tus metas, estos pasos te ayudarán a generar un crecimiento resiliente interno, lo que optimizará a la larga los beneficios no solo de tu emprendimiento, carrera deportiva o profesional, generarás ciclos virtuosos en torno a ti, lo que tornará tu entorno en un ambiente resiliente no solo frente a tus competidores, sino a tus propios fracasos y logros, permitirá en el largo plazo un desarrollo mucho más pleno y con menos dificultades impuestas por ti para tu crecimiento.

  1. Te has preparado, has entrenado por largos meses o años para llegar a este punto, estás enfrentando a grandes competidores, pero el más grande eres tú. El éxito viene de cruzar la meta mental antes que la física o la de otros. Una vez que la cruzas, tu cuerpo y mente se liberarán y podrás llegar tan lejos como la inspiración te lleve.
  2. Sigue tus rituales, no los saltes, ese día importante no dejes que nada quede de lado, tu decidiste tener ritos, son pasos mentales que te ayudan a fortalecer tus esquemas, no los dejes de lado y cumple cada uno. Te harán sentir mejor y lograrás enfocarte en lo que es importante.
  3. Tu cuerpo/mente no da más, estás agobiado por el agotamiento. Haz un chequeo rápido y revisa si tomaste todas las provisiones del caso ¿estás siguiendo al competidor correcto? ¿sigues tu ritmo o el de otro? ¿Cuál es tu meta?
    Tu planificación es importante, no la dejes de lado, solamente rompe esquemas si te sientes en condiciones extraordinarias tanto físicas como mentales. Aprende a conocer tus capacidades, ¡tu meta no tiene por qué ser la de otros!
  4. Siempre da lo mejor de ti, no dejes que la flojera o el mañana se te adelanten. Siempre termina un desafío pensando que diste lo mejor de ti.
  5. Descubre tu fuerza interna. Muchos le llaman garra, coraje, fortaleza. Refuerza esta habilidad, te dará tranquilidad, te dará el empuje extra para llegar más adelante. No te falles, empodera tus sentimientos para llegar más lejos.
  6. Eres único, tus ambiciones y destrezas están reservadas para garantizar tu progreso y el de tu equipo, no para sobrepasar a alguien. Competir no es igualar en habilidades a otro, es saber lograr lo mejor de ti para llegar más lejos y lograr tu desarrollo pleno.
  7. Identifica tus puntos fuertes y los que debes mejorar. Analiza tanto a tu contrincante como a ti para saber cómo enfrentar un encuentro o crecer y desarrollarte al máximo en paralelo. Un desafío no debe ser a ciegas. El análisis no es un complemento de juego, es base y clave al momento de lograr tus metas.

 

1 Comment

  1. Pingback: My vegetarian father told me to eat meat - bcmty.org

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *