Chile y la normativa ambiental, políticas a ciegas sin base científica

La contaminación en la capital de Chile es un tema que toma proporciones míticas durante los meses de invierno y parece olvidarse durante el resto del año; para reaparecer en la agenda política y social cada vez que se trata de fomentar una nueva medida a ciegas que pretende disminuir la contaminación en la saturadísima cuenca de Santiago.

La Región Metropolitana cuenta con uno de los primeros planes de descontaminación aprobados luego de la puesta en marcha de la Ley Sobre Bases Generales del Medio Ambiente, si bien este plan ha sido revisado y actualizado en más de una oportunidad todos los habitantes y visitantes de la ciudad pueden darse cuenta fácilmente que las medidas no han logrado su meta.

En medio de las vacaciones estivales en el país austral, y contextualizado con una nueva renuncia de la cabeza de CONICYT, el organismo (no Ministerio) encargado de la Investigación Científica y Tecnológica en el país, se ha dado a conocer un nuevo plan antiesmog que aplicaría, de ser aprobado, en la Región Metropolitana durante los meses de invierno.

Revisemos algunas de las medidas propuestas:

Restricción a los autos catalíticos, con sello verde, fabricados antes de 2012.

En 1991 se aprobó un decreto que exime a los vehículos con convertidor catalítico de cualquier restricción en Santiago. En vista de los números episodios en que se ha sobrepasado de norma y los niveles de contaminantes en la atmósfera han llegado a ser dañinos para la salud, las autoridades plantean incluir a los autos catalíticos a la restricción vehicular durante episodios críticos, entre el 1 de Mayo y el 31 de Agosto.

¿Es este realmente el periodo clave de mayor contaminación atmosférica en la cuenca? ¿O debiera extenderse esta medida por un periodo más prolongado?

¿En que se basa la medida para aplicarse solo a automóviles fabricados antes de 2012? ¿No será esto sólo un incentivo para la compra de más automóviles? Esta media puede finalmente causar aún más atochamientos y polución gracias a los nuevos automóviles que serán incluidos sin duda en el parque automotriz.

Norma de emisión más estricta para fuentes fijas.

Las industrias son responsables de una parte importante de la contaminación emitida. Se aplicarán normas de emisión más estrictas y se contempla agregar auditorías internacionales.

Si las multas por no cumplir con las normas de emisión continúan siendo las mismas, ¿Qué detiene a las empresas para continuar como hasta ahora, infringiendo y pagando multas?. Lo que se necesita además es una fiscalización más estricta por parte de la Superintendencia del Medio Ambiente, y la aplicación de multas que realmente sean capaces de servir como incentivo para cumplir las normas.

Prohibición total de estufas a leña en el Gran Santiago

Si bien esta medida tiene el potencial de ser realmente exitosa por la nula interpretación de la norma que abre, el gran problema se encuentra en la enorme fiscalización que implica forzar su cumplimiento. Probablemente quienes la acaten serán quienes ya lo hacen actualmente cuando el plan lo exige.

Restricción a motos

El nuevo plan contempla la incorporación de motocicletas en la restricción vehicular. La medida sería similar a la utilizada con autos catalíticos, 2 dígitos en días críticos y 4 en emergencias.

Cabe preguntarse entonces, ¿Dónde están las bases científicas de estas medidas? ¿Serán nuestros representantes políticos unos ludópatas que confían ciegamente en el azar?

La ciencia es imprescindible para tomar decisiones basadas en hechos y que sean capaces de cumplir las metas propuestas. Chile y sus representantes elegidos debieran tomarle el peso al inmenso problema que es no contar con un Ministerio de Ciencia que los apoye para tomar medidas tan importantes que afectan a la salud de todos.

 

 

 

 

2 Comments

  1. Thomas King

    Christchurch era una ciudad exactamente como Santiago antes de la llegada de los terremotos. Era una tragedia muy triste pero el gobierno tomo la oportunidad para cambiar las reglas y wooow estamos feliz. Gracias a sus esfuerzas ahora solamente unas casas continuar usar estufas tradiconales y en las nuevas casas solo se puede tener un ‘heat pump’, solar, geotermal o un fuego de pellets. Es un sistema mucho mucho muuucho mejor para la gente de Christchurch y especialmente para la salus de comunidad entera. En el invierno, naturalmente con las condiciones muy muy frias el smog era loco y mucha de la gente sufro durante este tiempo del anyo. Amo correr y en el pasado era casi impossible o increible descomodo para mis pobres pulmones y mis ojos iritados. Los medicos se quejaban todo el tiempo sobre el prob y las personas quienes evitarian andando en bicicleta o en pata a su escuella o trabajo porque del sucio smog. Y el resultado era mas coches en las calles, mas accidentes y no sorpresas que mas……. Hasta mas smog. Empleos enfermos, la ausencia de estudiantes en las escuellas era una pesadilla para la economia, los profs, los jefes y sin duda para los medicos y co. Al inizio, no era una etapa popular y por supuesto era la responsabilidad del gobierno para proteger la gente del frio y para dar tiempo y claramente la ayuda para poner nuevo tech en sus hogars. Pero, esta rudimentaria policia solamente era un milagro para nuestros ciudadanos. Los numeros queriendo estar mas activos en el invierno son fenomenales en comparacion con los estatisticos ‘pre-temblores’. Es un super triunfo para ‘fit freaks’ como yo mismo yo pienso 🙂

    Reply
  2. maida (Post author)

    El caso de Christchurch que nos cuentas Tom es un ejemplo a seguir. En época de crisis tomar las riendas y decidir cambiar las reglas (tecnología en este caso) es un acto que requiere valor político, pues sin duda debe haber habido lobbistas que se oponían. Lamentablemente en Santiago tomar medidas así de radicales parece ser imposible, los políticos prefieren poner parches en vez de intentar arreglar el problema de una vez por todas. Por ejemplo, podriamos volver a tener trams como medio de transporte publico, generando energía limpia para alimentarlos y contaminando mucho menos al usarlos. Las condiciones en la ciudad son excelentes para esto, pero los duenhos de buses y otros grandes empresarios por supuesto están en contra, entonces el gobierno sigue tomando medidas que la verdad en casi nada ayudan a solucionar el problema

    Reply

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *